lunes, 20 de marzo de 2017

De vez en cuando la vida...

De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla.


 Hola de nuevo. Ya iba siendo hora de volver a sacar a pasear el ojo. Como habréis podido ver, he titulado esta entrada con la canción de Serrat. Y es que de vez en cuando, hay que romper con la rutina y darle una oportunidad a la vida


 Y algo así es lo que hemos hecho esta semana pasada. Nos hemos dado una oportunidad para sacarla a pasear en volandas, y compartir esos momentos que hacen que merezca la pena vivirla



 Para completar el atrezzo, el Cantábrico, con su mar indómito poniendo música y viento al encuentro de tres camaradas con ganas de sonreir...


... viendo las puestas de sol, paseando por sendas adornadas por el paraiso natural que tiñe de verde el norte de esta piel de toro.



De vez en cuando la vida,
se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela

  

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo.
 

 De vez en cuando la vida, te brinda un amigo, o dos, o tres... o los que hagan falta, que te acompañan en el camino, y se asoman contigo a contemplarla pasar...



En fin amigos, que de vez en cuando la vida te hace regalos tan bellos como los que hemos compartido esta semana. Gracias por ser. Y por estar.





JLROMERO
@romerojl