viernes, 14 de abril de 2017

Las Zancadillas de Podemos

Ricardo Garanda Rojas.  (@rgarciaaranda)


Definitivamente, en la estrategia de Podemos no encuadra bien la posibilidad de llegar a acuerdos con el PSOE para hacer un gobierno de izquierdas.
En su momento ya puso todas las zancadillas y no sabemos que hubiera podido ocurrir si de verdad el PSOE hubiese realizado todos los esfuerzos, al menos algunos más, para poder llegar a ese acuerdo que hubiera impedido que siguiera gobernando la derecha.
Y ahora el golpe de Castilla la Mancha, votando en contra de unos presupuestos que previamente había pactado con el gobierno Socialista. Para quien no lo sepa, Podemos tiene en ésta región dos diputados, los necesarios para que gobierne el equipo de D. Emiliano Garcia Page sumando un diputado más que el PP de Doña María Dolores de Cospedal.

A Podemos les viene mal que las primarias del Partido Socialista las gane Pedro Sánchez, con su discurso matizado de estar en disposición de pedirles su apoyo para hacer un gobierno de izquierdas. Les viene mal porque ellos no quieren ser o parecer secundarios. En su protocolo el orden es primero el  Sorpasso y luego el posible  gobierno de izquierdas, no al revés.
A Podemos les viene mejor que sea Secretaria General del PSOE Susana Díaz, primero porque les desprecia públicamente y eso les posiciona más cómodamente ante la opinión pública con el discurso ya viejo de las dos orillas: en una Podemos y sus aliados periféricos, y en la otra PSOE, PP y Ciudadanos, así, a lo bruto, sin más. Y segundo, porque según todas las encuestas que se están haciendo hasta ahora, parece que el PSOE, con Susana Díaz a su cabeza, perdería con cierta facilidad el segundo puesto de los grupos parlamentarios a favor de Podemos. Ellos serían la oposición parlamentaria.
El golpe parlamentario de Castilla la Mancha rellena perfectamente el discurso susanísta de “con estos nada, no nos podemos fiar” y debilita el de los seguidores de Pedro Sánchez de “hay que llegar a acuerdos para quitar al PP del gobierno”.

De momento, supongo que en la campaña de Pedro desaparecerán las referencias a aspirar  a

acuerdos de izquierda. Ya es un buen daño obligarle a ello. Y no está claro si los daños serán mayores, yo creo que sí. Tal vez Podemos haya dado un golpe estratégico oportunamente genial. Pero la política es mucho más.

El objetivo claro y prioritario de los partidos de izquierda al gobernar debiera encaminarse a buscar el beneficio de los gobernados, esencialmente de los que más problemas económicos, sociales y laborales tienen. A corto, medio y largo plazo. Pero Podemos con su apuesta de invalidar los presupuestos de Castilla la Mancha que había pactado con el Gobierno, ha perjudicado a mucha gente de manera inmediata.

De momento, se impide la posibilidad de poner en práctica el Plan de Renta Garantizada que el propio Podemos reivindicó y que estaba ya incluido en esos presupuestos que se han tirado a la papelera. Plan de Rentas que el mismo Podemos pretende que se apruebe en el Parlamento Nacional con el argumento de ser una primera necesidad para muchos miles de españoles y españolas. Pero es que además era éste un momento crucial en Castilla la Mancha para realizar las inversiones oportunas en Sanidad, Educación, Infraestructuras, ayuda a la promoción de empleo, etc.. para ir saliendo del déficit de servicios provocado por los cuatro años del gobierno anterior del Partido Popular.

Han creado, con sus dos diputados, una verdadera crisis en el gobierno de ésta Comunidad de Castilla la Mancha. Si se trata, como a mi me parece, de un pulso estratégico en el equilibrio de fuerzas de los dos partidos de izquierdas, los daños pueden ser desproporcionados porque perjudican a muchas gente y a muchos colectivos sociales, unas y otros entre los que más ayuda necesita.
Si lo que quiere Podemos es lanzar un mensaje de que vienen otros tiempos con otras formas de hacer política, es posible que pudieran tener alguna razón, pero, sinceramente, algunos esperábamos otra cosa, más seriedad, más consecuencia. Así no.